-->

GUIAS DE APRENDIZAJE

Miles de docentes han utilizado nuestras guías, fichas o talleres de aprendizaje, que facilitan su labor como docente y lo más importante el aprendizaje del estudiante


INGRESA AQUI

TALLER EL SURGIMIENTO DEL CAPITALISMO

0

 EL SURGIMIENTO DEL CAPITALISMO



La ciudad, cuyo desarrollo venía aumentando desde fines de la Edad Media, fue el ámbito donde tuvo su origen el capitalismo, un nuevo sistema económico basado en la acumulación creciente de capital. 



Taller el surgimiento del capitalismo



Quienes contaban con capital lo invertían en negocios, y las ganancias obtenidas les permitían acrecentar el capital inicial. Se continuaba reinvirtiendo una y otra vez de modo de obtener cada vez mayores beneficios económicos. 


Es por ello que se afirma que una de las bases del nuevo sistema era el afán de lucro. 




Este sistema económico fue implementado fundamentalmente por la burguesía y respondía a las características de la nueva mentalidad burguesa que se había ido consolidando en los últimos siglos. 


Su exponente era el hombre de empresa, innovador y dispuesto a correr riesgos, pero siempre tratando de prever las situaciones, planificando racionalmente sus pasos y ordenando sus cuentas para llevar a cabo con éxito cada negocio.


Taller el surgimiento del capitalismo


Cada vez se resentía menos de reconocer que su objetivo era ganar dinero para multiplicarlo en muchos negocios, de preferencia, diversos y con la mayor amplitud territorial que fuera posible. 


La acumulación creciente de capital se lograba a través de las participación en empresas que permitieran obtener ganancias significativas. 




El comercio a larga distancia era una de las actividades más lucrativas, destacando especialmente el comercio marítimo que permitía transportar a lugares más lejanos una mayor cantidad de mercancías. 


Taller el surgimiento del capitalismo


Entre los productos más comunes del comercio europeo se encontraba la sal, el trigo, pescado salado, lana en bruto y elaborada en paños, telas de lino y seda, cueros, vinos, pieles, sustancias tintóreas como el pastel, alumbre, minerales, etc. 


Pero, sin duda, una de las empresas más lucrativas era el comercio de las especias que provenían del Lejano Oriente. 


En la actividad comercial se hizo cada vez más habitual la formación de sociedades que podían ser sociedades en comandita (unos aportaban capital y otros, el trabajo) o compañías (todos aportaban capital y trabajo).


La creciente actividad comercial con sus múltiples transacciones hacía necesario contar con una mayor circulación de moneda. Por ello, la búsqueda de metales preciosos adquirió gran importancia y se fomentaron las actividades mineras.


La explotación de recursos minerales también permitió acumular capital. En Europa la producción de oro era escasa, pero la de plata alcanzó un mayor desarrollo, sobre todo con el hallazgo de minas en Europa central, específicamente en Alemania, Bohemia y Hungría.


La producción de plata, además, se abarató con una innovación técnica desarrollada en Alemania: el empleo de mercurio.


 Este se mezclaba con el polvo mineral, sal y abundante agua; la reacción era que la plata se unía al mercurio y luego, al aplicar temperatura, este último se volatilizaba, quedando solo la plata.


Otra actividad que favoreció la acumulación de capital fue la industria textil, la fabricación de paños y telas de lana, seda y lino. 


En este rubro surgieron algunas empresas de tipo capitalista: el empresario era dueño de las materias primas y maquinarias y contrataba a trabajadores, vendiendo luego el producto y obteniendo los beneficios. 


Taller el surgimiento del capitalismo


Otra modalidad era la industria doméstica: un mercader se procuraba la materia prima, por ejemplo la lana, encargaba a distintas personas las diversas tareas de la producción (generalmente en las zonas rurales para escapar del control de los gremios), luego recogía el producto elaborado y lo comercializaba. 


Finalmente, una de las actividades más rentables, si bien estaba reservada solo a los grandes empresarios, fue el préstamo a interés. Clientes frecuentes de los grandes prestamistas fueron los reyes, necesitados de dinero para sus empresas políticas y militares. 


En cuanto a las políticas económicas implementadas por los Estados, primó el mercantilismo, según esta teoría económica, el poder de un país dependía de su riqueza, pues con ésta se podía tener unas fuerzas armadas competentes y se podía comprar los bienes necesarios. 


Entre las características de mercantilismo podemos destacar: 


Cada país buscaba ser rico y la competencia se daba entre naciones. 


La economía era nacional y estaba controlada y fomentada por el Estado, el cual llegó a instituir verdaderos monopolios sobre los artículos que los demás estados no poseían.


 La posesión de metales preciosos como el oro y la plata eran la principal fuente de riqueza Este sistema se vio favorecido por el contexto histórico. 


Por una parte, las exploraciones de ultramar habían despertado la sobrevaloración del oro y la plata, que abundaban en los Imperios del Nuevo Mundo; por otra, la fuerte política de competencia internacional entre los Estados absolutistas y el irrestricto poder de los monarcas conllevó a la aplicación de medidas proteccionistas y al intervencionismo estatal de las actividades mercantiles e industriales.



DESCARGAR PDF GRATIS



Tal vez te interesen estas entradas

No hay comentarios