-->

GUIAS DE APRENDIZAJE

Miles de docentes han utilizado nuestras guías, fichas o talleres de aprendizaje, que facilitan su labor como docente y lo más importante el aprendizaje del estudiante


INGRESA AQUI

TALLER LOS TOTALITARISMOS

0
Taller Los totalitarismo


LOS TOTALITARISMOS


Los gobiernos totalitarios irrumpen en Europa durante el período de Entreguerras. Se caracterizaron por ser gobiernos personalistas, centrados en líderes omnipresentes, que gobernaron apoyados en partidos únicos. 


Constituyeron proyectos totalmente alejados de los principios liberales democráticos. 


Era un sistema político que carecía de precedentes pero que fue igualmente acogido por movimientos políticos que representaban posturas contrarias en el espectro ideológico de la época: fascismo y nazismo en la extrema derecha, y estalinismo en la extrema izquierda.


Las causas de la crisis democrática. Algunos de los factores que llevaron al ascenso de los totalitarismos fueron:


Los efectos de la Gran Depresión



Después de la Primera Guerra Mundial, la mayoría de los Estados europeos tenían un sistema democrático, pero los efectos de la crisis de 1929 generaron un ambiente de inestabilidad. 



Se redujeron los capitales estadounidenses para la recuperación de la guerra, creció el desempleo y aumentaron las críticas al liberalismo político y económico, incapaz de contener la crisis.



El incremento de la polarización política



Por un lado, trabajadores, activistas políticos y algunos intelectuales acusaban al capitalismo por la crisis y predicaban la revolución socialista. 



Por otro, algunos sectores de la clase media y la gran burguesía, preocupados por la inminencia de una revolución (como la rusa de 1917), apoyaron propuestas de ultraderechas autoritarias y antidemocráticas, con el objetivo de defender el capitalismo contra la amenaza comunista y restaurar los valores nacionales.


De esta manera se produjo un retroceso político y cultural de los valores democráticos, que derivó en la instauración de regímenes totalitarios en algunas naciones


En rigor, se aplica el concepto de sistemas totalitarios a aquellos regímenes políticos que presentan las siguientes características:


  • Subordinación en forma absoluta de los derechos de los individuos al poder político.

  • Existencia de una ideología oficial única, representada por un único partido político masivo.

  • Control policial a cualquier forma de disidencia al sistema establecido.

  • Violación sistemática de los Derechos Humanos.

  • Control y dominio de la vida e intimidad de las personas.


Una expresión de esto fue el surgimiento, desarrollo y ascenso al gobierno del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania. 


Taller Los totalitarismo


En la Unión Soviética, por su parte, la llegada de Stalin al poder implicó la adopción de una serie de medidas que orientaron el “gobierno del proletariado” hacia el totalitarismo. 


Estas dictaduras rompieron el equilibrio internacional y precipitaron al mundo occidental a un nuevo enfrentamiento bélico.


Te puede interesar LOS TOTALITARISMOS 


El estalinismo en la Unión Soviética


Tras la muerte de Lenin, el partido debatió durante cerca de cuatro años quién debía ser su sucesor. 


Con el correr del tiempo, las opciones se redujeron a dos candidatos: Josif Stalin y León Trotsky. 


El triunfador de la contienda fue Stalin, quien, una vez en el poder, convirtió al Estado en el único impulsor del desarrollo económico, mediante un tipo de planificaciones concebidas para períodos de cinco años, denominadas planes quinquenales, que se llevaron a cabo hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. 


Antes de asumir Stalin se llevó a cabo el primer plan (1922-1927) que consistió en levantar la industria pesada, para lo cual se fortaleció el sistema de electrificación nacional, que Lenin consideraba la “viga maestra del socialismo”. 


A Stalin le correspondió aprobar tres planes quinquenales, en los cuales se tomaron decisiones destinadas a instaurar una industrialización forzada: producción de energía, desarrollo de la industria siderúrgica y de maquinaria pesada.


Taller Los totalitarismo


Estos planes se desarrollaban al tiempo que Europa y Estados Unidos vivían la gran crisis de 1929 del sistema capitalista, de la cual, la URSS, por su sistema de autarquía, salió indemne. 


Para muchos pensadores partidarios del capitalismo, la planificación de la economía pasaba a ser un modelo viable de concretar para lograr desarrollo económico. 


Las premisas marxistas sobre el colapso del capitalismo parecían más cercanas que nunca. 


Con Stalin se entró en una fase distinta de la revolución soviética, en la cual el poder pasó a manos del Politburó (comité central del Partido Comunista), por lo que perdieron importancia los soviets. 


Una jerarquía de burócratas, dirigidos de cerca por Stalin, adquirió gran relevancia en las decisiones de Estado. Uno de los elementos centrales de la política llevada a cabo por este fue la permanente movilización de las masas. 


Para esto se valió de la propaganda oficial, promoviendo campañas sobre la producción, el combate al imperialismo estadounidense y la persecución interior a los disidentes. 


De esta forma se iría construyendo una sociedad edificada sobre la base de la autofiscalización y la delación entre los ciudadanos. 


Miles de personas fueron enviadas a “rehabilitación” o centros de “reeducación” socialista, que no eran otra cosa que lugares de detención.

Taller Los totalitarismo

Las características del estalinismo



El régimen de Stalin en la URSS se caracterizó por los siguientes aspectos:

Dictadura de partido único. El Partido Comunista controlaba al Estado y a la sociedad, y este estaba sometido al poder de Stalin. 



En teoría se reconocía el sufragio universal a los hombres y mujeres mayores de 18 años, pero solo los miembros del PCUS podían ser candidatos y jamás se celebraron elecciones libres.



Sistema económico centralizado. Uno de los principales objetivos de Stalin fue impulsar la industrialización de su país. 



Así, en 1931, puso en marcha un programa de colectivización agraria y desarrollo industrial totalmente centralizado y planificado por el gobierno.



Represión y eliminación de toda disidencia. Stalin acabó con cualquier oposición dentro y fuera del partido. Se contó con aparatos represivos que controlaron cualquier disidencia. 



Asimismo, millones de personas fueron enviadas a campos de trabajos forzados, conocidos como gulag



Estudios actuales han demostrado que más de diez millones de personas murieron o fueron torturadas bajo este sistema represivo, lo que ha dejado profundas huellas en los países que formaban parte de la URSS.



Control y utilización de propaganda. El culto a la personalidad del líder, quien era considerado infalible y gozaba de poder absoluto, se realizaba por medio de la propaganda. 



Además, el Estado ejercía un estricto control de la información y de la creación artística y cultural, manejando los medios de comunicación.


El fascismo italiano


Italia, pese a formar parte del bando vencedor de la Gran Guerra, no consiguió ninguno de los territorios que los aliados le habían prometido para que se incorporara a la contienda en el año 1915. 


Por otro lado, los efectos de la guerra y el ejemplo de la Revolución rusa se tradujeron en un período de efervescencia y lucha social que el gobierno parlamentario no supo contener. 


En el año 1920 se vivió una profunda crisis: baja actividad económica, continuas huelgas y manifestaciones, ocupación de tierras por los campesinos. 


Los partidos democráticos no lograron encontrar las respuestas a las nuevas demandas, lo cual creó una situación y percepción de creciente inestabilidad.

Taller Los totalitarismo

Un antiguo militante socialista, Benito Mussolini, fusionó las demandas de la alta y pequeña burguesía en un nuevo partido, el fascista, cuyo nombre deriva de los “fasces” –conjunto de varillas del mismo tamaño, atadas alrededor de un hacha, que simbolizaban la autoridad de los magistrados en la antigua Roma. 



Dentro de sus postulados figuraba el de un nacionalismo agresivo, la propuesta de una reforma agraria, la eliminación del senado, y su reemplazo por una asamblea constituyente, para establecer una nueva carta constitucional y crear un nuevo régimen político. 


En 1921, el fascismo italiano aparecía como la oportunidad para acabar con los desórdenes callejeros y la inestabilidad política. 


En octubre de 1922, Mussolini encabezó un golpe de Estado que confluyó en la capital. La denominada Marcha sobre Roma culminó con el nombramiento de Mussolini como presidente del Consejo de Ministros, por parte del monarca italiano gobernante, Víctor Manuel III.


Taller Los totalitarismo

Las características del fascismo italiano



Una vez en el poder, Mussolini estableció una dictadura de las siguientes características:

Ideología antidemocrática y totalitaria. Se subordinaba la libertad individual al poder del Estado, personificado en un líder todopoderoso (el Duce) al que se le rendía culto, y sustentado en un partido único (el Partido Nacional Fascista o PNF).



Nacionalismo expansionista. Desde la década de 1930, Mussolini impulsó una postura expansionista por la que buscaba recuperar el esplendor del antiguo Imperio romano.



Intervención del Estado en la economía. El fascismo optó por la instauración de un sistema corporativista, por medio de la creación de organizaciones sociales en las que participaban tanto empresarios como trabajadores.



Adoctrinamiento y control social. La educación, la cultura, la publicidad y los medios de comunicación eran utilizados para controlar a la sociedad y promocionar el culto al líder.


El fascismo veía la guerra y la conquista como manifestaciones de un Estado saludable, que recuperaría la grandeza del pasado, del antiguo Imperio romano, asumiendo el rol hegemónico que, según sus postulados, le correspondía ejercer en la cuenca del Mediterráneo. 


El fascismo logró percibir y dar respuesta a la frustración y empobrecimiento de la clase media italiana, a la cesantía, y las ansias de tierras del campesinado. 


En suma, respuesta a una sociedad que se había visto humillada por los acuerdos de postguerra y que estaba decepcionada de sus autoridades. 


En 1924, los fascistas lograban triunfar en las elecciones con un 65% de la votación popular, instaurándose, legalmente, un nuevo régimen caudillista y totalitario, con un único partido, el fascista, comandado por Benito Mussolini, apodado El Duce


El Fascismo se instalaba definitivamente en Italia, y se mantendría en el poder por 20 años, hasta fi nes de la Segunda Guerra Mundial, cuando las tropas aliadas entraron a Italia y la insurrección partisiana toma prisionero a Mussolini y le da muerte en 1945.


El nazismo alemán


Luego del fin de la PrimeraGuerra Mundial, se instauró en Alemania un gobierno democrático, conocido históricamente como la República de Weimar, ya que en esa ciudad se proclamó la nueva constitución que lo regiría. 


A ese gobierno le tocó enfrentar las difíciles condiciones impuestas por los vencedores de la Primera Guerra Mundial en el Tratado de Versalles, con los consiguientes problemas económicos y políticos derivados de la guerra y los gastos de reparación que debieron cancelar.


Taller Los totalitarismo


Las características de la ideología nazi


Los elementos principales de la ideología nazi fueron los siguientes:

Estado totalitario. La crítica a las instituciones democráticas en favor de un Estado dictatorial encarnado en un líder absoluto (el Führer, que significa “conductor o líder” en alemán).



Política nacionalista y expansionista. Se desarrollaron el belicismo y el expansionismo territorial, que conducía a la defensa del Lebensraum (espacio vital de los alemanes) y el anticomunismo.



Adoctrinamiento y propaganda. Defendía el racismo y la idea de la superioridad étnica de la “raza aria” que debía imponerse sobre las demás. 



Para ello, consid eraba necesario hacer una “limpieza racial”, cuyas víctimas fueron principalmente judíos y gitanos


La inestabilidad fue el signo del período: los ataques provenían tanto de grupos de izquierda como de derecha, que acusaban de ineficacia al gobierno constituido.


Esta situación llevó a que en 1923, los nazis, junto a un reducido grupo de militares intentaran un golpe de fuerza contra el gobierno, que terminó en fracaso. 


Este intento golpista, que se conoce como el Putsch de Munich, hizo que su líder, Adolf Hitler fuera condenado a cinco años de cárcel, de los que solo cumplió nueve meses, durante los cuales escribió Mein Kampf (Mi lucha), que resume sus ideas políticas: el nacionalismo, la derogación del Tratado de Versalles, el racismo, la superioridad de la raza aria, el antisemitismo, el desprecio al liberalismo y el rechazo radical del socialismo y el comunismo. 


Un Estado centralizado y un jefe carismático, el Führer asumirían la realización del “destino alemán”.


Taller Los totalitarismo

El auge del partido nazi en Alemania corrió paralelo a los efectos de la crisis económica de 1929. 


La quiebra de la economía y el crecimiento de la cesantía fueron argumentos esgrimidos por Hitler para atraer a las masas. 



En las elecciones generales de marzo de 1933 los nazis alcanzaron el triunfo, pero no en número suficiente como para modificar la Constitución, ya que socialistas y comunistas consiguieron el 30% de los sufragios. 


Con el apoyo de los sectores de centro se aprobó el Acta de Habilitación que otorgaba plenos poderes a Hitler, por un período de cuatro años.


Una ley de junio de 1933 convirtió al partido nazi en el único autorizado, lo que le permitió a Hitler alcanzar en 1934, a la muerte del presidente Hindenburg, el poder absoluto.

Para Hitler y los demás miembros de su partido, la historia no era el producto de la lucha de clases, ni la libre y abierta competencia generada por los mercados.


 Para ellos, la historia se determinaba y explicaba por la lucha entre las razas biológicamente superiores y las inferiores, y en la cual, las primeras estaban predestinadas a dominar el mundo. 


La humanidad, desde la perspectiva de Hitler, estaba compuesta por tres grandes grupos raciales: los que creaban la cultura, los que la transmitían y los que la destruían.


Según estas ideas, el pueblo alemán estaba dentro del primer grupo, y los judíos en el tercero. 


Los nazis explicaban la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial, como un resultado de la progresiva degeneración de la pureza de la raza aria, producida por la mezcla con una raza inferior, la judía, que había minado el sentimiento nacionalista, y promovido el individualismo, el internacionalismo y el igualitarismo.


 Entonces, para lograr el resurgimiento de Alemania se necesitaba un líder, un caudillo, un Führer que guiase a su pueblo, entendido como grupo racial que debía recobrar su sitial en la historia como raza superior. 


Ello implicaba, a su vez, que para restablecer este orden natural la raza aria debía recuperar su Lebensraum o espacio vital, indispensable para desarrollarse como tal, lo que fundamentaba, teóricamente, una política de expansión territorial. 


Detrás de la búsqueda del espacio vital se escondía una antigua inquitud alemana: expandir sus territorios a los pueblos eslavos del Este. 


El partido nacional-socialista alemán publicó una lista de 25 demandas, las cuales reflejan los principios centrales de su programa:


Demandamos la unión de todos los alemanes para formar una Gran Alemania.


Demandamos igualdad de derechos para el pueblo alemán en sus tratos con otras naciones, y la abolición del Tratado de Paz de Versalles.


Nada más que aquellos de sangre alemana pueden ser ciudadanos de la nación.


En adelante debe impedirse cualquier inmigración no alemana. Demandamos que todas aquellas personas no alemanas que ingresaron al país después del 2 de agosto de 1941 sean forzadas de forma inmediata a abandonarlo.


Demandamos que todos los editores y trabajadores de periódicos deban ser ciudadanos de la nación.


Debe prohibirse la circulación de aquellos periódicos que no trabajen por el bien del país.


Demandamos procesamiento legal de todas aquellas tendencias en arte y literatura del tipo susceptible de destruir nuestra vida como nación.


Estas ideas, parcialmente o en su conjunto, fueron captando adeptos en variados sectores que experimentaban un profundo descontento, especialmente en las clases rurales, los ex combatientes de la “Gran Guerra”, grupos de católicos y la clase media, compuesta por la pequeña y mediana burguesía provinciana. 


Estos sectores estaban unidos, además, por el rechazo al comunismo. En una época en que el ejemplo revolucionario ruso representaba una alternativa real de prosperidad y justicia social, el temor al comunismo unió a estos sectores en torno a la ideología nazi.


DESCARGAR PDF GRATIS

Tal vez te interesen estas entradas

No hay comentarios