-->

GUIAS DE APRENDIZAJE

Miles de docentes han utilizado nuestras guías, fichas o talleres de aprendizaje, que facilitan su labor como docente y lo más importante el aprendizaje del estudiante


INGRESA AQUI

TALLER EL FIN DE LA UNIDAD ROMANA

1

Taller el fin de la unidad romana

EL FIN DE LA UNIDAD ROMANA


A partir del siglo III, el Imperio Romano se enfrentó a una serie de importantes cambios políticos y económicos, internos y externos, que acabaron en una situación de crisis política, económica, militar y social. Es la época que conocemos como el Bajo Imperio. La inseguridad en los limes o fronteras

Finalizadas las conquistas, el Ejército trataba de mantener y defender los limes o fronteras del Imperio. 

Pero esta tarea fue cada vez más difícil, porque los pueblos germánicos, a los que los romanos denominaban bárbaros, atacaron repetidamente la frontera del Imperio en el norte de Europa.


 Además, las fronteras en el extremo oriental del Imperio, en Asia, tampoco estaban tranquilas y sufrieron los ataques de los persas. 


El aumento de poder del Ejército Las constantes guerras obligó al Imperio a mantener un ejército que incrementaba su poder y, en consecuencia, la figura del emperador se debilitó. 


De hecho, los generales que contaban con el soporte de su tropa tenían la fuerza para deponer y nombrar emperadores. 


Por ejemplo, en el siglo III, en el período que conocemos como la anarquía militar, se sucedieron treinta y nueve emperadores en tan solo cincuenta años.


La crisis económica La inseguridad en las fronteras y los territorios del Imperio provocaron una disminución del comercio, pues muchas de las mercancías no podían llegar a su destino. 


Las ciudades perdieron importancia y se inició un proceso de ruralización. Además, la necesidad de mantener al Ejército y los gastos que generaban las guerras en las fronteras provocó un aumento de los impuestos. 


En el campo, a causa de la inseguridad, se abandonaron muchas pequeñas propiedades y numerosos latifundios dejaron de cultivarse a causa de la falta de mano de obra esclava. 


Por ello, se redujo la producción agraria y subieron los precios de los productos agrícolas. La consecuencia de la subida de impuestos y de los precios fue el empobrecimiento de la población, lo que provocó numerosas revueltas sociales. 


Se formaron bandas de esclavos y campesinos pobres que atacaban las grandes propiedades. Además, las dificultades del Imperio para pagar al Ejército provocaron que las tropas saquearan las provincias donde estaban instaladas.

Además, se irá acentuando cada vez más la diferencia entre la Parte Occidental y la Oriental del Imperio, ya dividido desde el año 395, a la muerte del emperador Teodosio el Grande (379-395). 


El Occidente, eminentemente latino, empobrecido, ruralizado, contrasta con el Oriente, esencialmente helénico, rico, con una economía monetaria sólida, de carácter urbano y mejor defendido. 


A la larga, será precisamente el Imperio Romano de Oriente el que logrará sobreponerse a las adversidades, prolongando la historia de Roma por todo un milenio: es lo que conocemos como Imperio Bizantino o Imperio Griego Medieval, que sólo caerá en manos de los turcos en 1453. 


Occidente, agobiado por los problemas, morirá en 476 de enfermedad interna -algunos de cuyos síntomas hemos explicado brevemente-; las invasiones bárbaras jugaron un rol importante en el proceso, es cierto, pero no lo explican por completo. 


En rigor, lo que sucedió ese año fue que el Imperio Romano perdió sus provincias occidentales

 

DESCARGAR PDF GRATIS


Tal vez te interesen estas entradas

1 comentario